¿BANCOS URBANOS: DE ACERO O DE HIERRO FUNDIDO?

Si soléis salir a pasear os habréis dado cuenta, sobre todo durante estos últimos años, de la cantidad de elementos de mobiliario urbano construidos en hormigón, que llenan nuestras calles. Afortunadamente ahora cada vez más volvemos a valorar y cuidar (¡no todo lo que deberíamos, siempre se puede un poquito más!) nuestros parques y zonas verdes, ya que nos hemos dado cuenta de lo valiosas que son, no solo para la salud de nuestro planeta, sino también para nuestro bienestar y relax permitiéndonos desconectar y huir del ruido y estrés del centro de las ciudades. Son nuestro pequeño refugio dentro de la ciudad.

Para conseguir nuestra meta de preservación de nuestros pequeños paraísos en la ciudad, es muy importante saber escoger adecuadamente cuales y como combinar todos los elementos de nuestro entorno urbano (hablamos desde los materiales seleccionados para su construcción como del tipo de Bancos urbanos, mesas urbanas, papeleras y aparcabicicletas que llenaran nuestros parques, sin olvidar a uno de los más importantes huespedes, los contenedores para chicles usados.

Y en la búsqueda de nuestro banco urbano ideal para nuestro pequeño Edén se nos plantea una gran disyuntiva: Bancos, ¿de acero o de hierro fundido?

A la hora de elegir un banco urbano prestamos mucha atención al color de la madera, su grosor y el acabado de la superficie. Sin embargo, una la gran de veces no le damos la importancia que requiere a la base de nuestro banco. Vamos a echar un vistazo a los distintos materiales y daros algunos consejos que os ayuden a aclarar vuestras ideas para tomar una decisión final.

Óxido de hierro: el guardián silencioso.

La estructura de las patas de todos nuestros bancos de hierro fundido está basada en perfiles en H y gracias a ello la construcción del banco es mucho más resistente que con cualquier otro tipo de perfil. Además, el hierro fundido es conocido por ser un material perdurable gracias a la corrosión (óxido de hierro). ¿Quieres decir que la corrosión ayuda a la conservación del material de nuestro banco? Correcto. El óxido del hierro garantiza una protección natural del material y tras muchos años de uso, cuando la pintura ya está desgastada, el óxido previene la destrucción de éste.

La estructura de nuestros bancos urbanos está pintada con polvo en RAL 9005 para garantizar una gran facilidad de mantenimiento y resistencia a la corrosión y temperaturas extremas.

Acero: el tipo duro del barrio.

Debido a pequeñas variaciones en su composición, tanto el acero como el hierro fundido muestran diferentes grados de resistencia frente a diversos daños mecánicos. Por ejemplo, cuando un automóvil impacta contra un banco urbano, el acero se dobla y el hierro fundido se rompe. Por lo tanto, el hierro fundido funciona mejor en lugares más tranquilos y vigilados como cascos antiguos, centros históricos, paseos peatonales, patios de las iglesias y los parques y jardines cerrados por las noches.

El acero ofrece una mejor resistencia a los daños mecánicos y sus modernos diseños encajan perfectamente en los espacios compartidos (los woonerf o “patios vivientes”), grandes parques públicos o en los centros de las ciudades. Añadir que, ambos tipos de bancos son ideales para los patios interiores comunitarios.

Formas y estilos: Elegancia desenfadada

Debido a la gran variedad de diseños y estilos de bancos urbanos no es nada fácil elegir un modelo en particular, así que en cuanto a diseño y formas podríamos decir que:

Los bancos de acero debido a su clásico diseño son ideales para los entornos de carácter más minimalista para no interferir en la armonía de formas del lugar, mientras que los bancos de hierro fundido gracias a sus adornos y estilo más decorativo funcionan mejor en las zonas más ricas en “filigranas” arquitectónicas.

En el mercado podemos encontrar muchos bancos urbanos cuya durabilidad está pensada para una o dos temporadas como mucho. Nosotros en REKORD queremos romper con esta tendencia apostando por bancos muy robustos. Nuestra prioridad es siempre utilizar una materia prima de máxima calidad para la fabricación de nuestros productos. Os mostramos algunos detalles de nuestros bancos urbanos.

Bancos urbanos dotados de reposabrazos: aseguran un apoyo y estabilidad extra para ayudar a personas mayores, o con ciertas dificultades de movilidad, y a las familias con los niños, a poder sentarse o incorporarse fácilmente.

Tip: para la gente más activa tenemos una gran gama de banquetas que facilitan un pequeño “break” después de salir a entrenar o para esa pequeña pausa tan necesaria en tiradas largas para hidratarse o estirar la musculatura.

Todos nuestros bancos urbanos son muy fáciles de montar y, además de la calidad de materiales que hemos citado anteriormente, gracias a sus diseños modernos y elegantes encajan perfectamente en cualquier entorno, tan solo hay que tener en cuenta los pequeños detalles que os hemos comentado en este artículo.

Si aún así queremos dotarlos de una resistencia extra frente ataques vandálicos siempre podemos reforzar los bancos aún más con nuestros ángulos de refuerzo.

Como ya hemos visto la elección del “banco urbano ideal” no es una tarea nada fácil, pero esperamos que con estas pequeñas diferencias que os hemos comentado entre los bancos de acero y los los bancos de hierro fundido, os sea un poquito más fácil la tarea de escoger vuestro “banco ideal”.

¡Muchísimas gracias por leernos! Cualquier duda o comentario que tengáis no dudéis en contactar con nosotros. ¿Donde encontrarnos? Muy fácil: info@rekord-bancos-urbanos.es